Decoterapia, 5 decisiones decorativas que te harán más feliz

//Decoterapia, 5 decisiones decorativas que te harán más feliz

Decoterapia, 5 decisiones decorativas que te harán más feliz

Mucha gente piensa que la decoración es algo superficial, banal y sin una mayor importancia, aquí te explicamos como la decoración va mucho más allá de conseguir que un espacio sea “bonito”. La decoración puede ayudarte a ser más feliz.

La neuroarquitectura es una ciencia amable y reciente que busca entender cómo el espacio afecta a la mente humana. Según la neuroarquitectura, el sistema nervioso reacciona de diferente forma dependiendo de cómo esté construido el entorno físico, y gracias a ella, sabemos que las capacidades cognitivas de los ancianos mejoran un 20% subiendo la potencia de la luz, o que los enfermos se recuperan antes si los hospitales tienen vistas a un parque.

Te hablamos de 5 decisiones decorativas  que pueden mejorar tu estado de ánimo, algunas son intuitivas y fáciles de poner en marcha, otras requieren un poco más de esfuerzo, pero te ayudarán a sentirte mucho mejor en los espacios donde las apliques.

AYUDA A TU CEREBRO

Todas las decisiones que tomamos a lo largo del día, por muy sencillas que parezcan , involucran a varias regiones cerebrales. De muchas de ellas se hace cargo nuestro subconsciente, pero esto no evita que nuestro cerebro se sature de pequeños dilemas llegando a alcanzar lo que los expertos conocen como fatiga decisional, un agotamiento mental del que muchas veces no somos conscientes. Este agotamiento es el que nos lleva a tirarnos en el sofá y mirar la televisión si saber muy bien qué estamos viendo, o pedir comida a domicilio por no pararnos a pensar qué hacer de cena.

Echa una mano a tu cerebro y ya de paso a ti mismo manteniendo un cierto orden a tu alrededor. Si los espacios están limpios y ordenados te costará menos llevar a cabo tareas en tu casa o en el trabajo, sabrás dónde tienes las cosas y eso te dará cierta tranquilidad y menos pereza a la hora de tener que encontrarlas.

Identifica acciones que haces con cierta asiduidad y piensa qué puedes hacer para que te resulten más sencillas. Por ejemplo, una papelera en la entrada puede ayudarte a tirar los folletos publicitarios o cartas al entrar en casa y que no estén rodando por el salón. Un perchero en un sitio adecuado hará que no tengas ropa por medio además de dar un toque decorativo a cualquier habitación. Tener puffs con doble fondo puede ayudarte a guardar revistas, periódicos, mantas, y crear un mayor orden visual en el salón. Puedes tener dos cestos de ropa sucia para clasificar la ropa blanca y de color según la echas a lavar.

PÁSATE AL CURVY

Las formas afiladas despiertan en las personas sensación de peligro y, por tanto, una respuesta emocional negativa. Por el contrario, la decoración de formas redondeadas da lugar a una mayor actividad cerebral y las curvas trasmiten alegría.

Sabemos que es complicado crear curvas en paredes, techos y suelos, a no ser que tengas la suerte de vivir en Torres Blancas o en una casa de Antti Lovag, pero sí puedes utilizar muebles de aristas redondeas, lámparas curvilíneas y demás elementos decorativos con líneas suaves que no supongan una “amenaza” para tus instintos.

SOL SOLITO CALIÉNTAME UN POQUITO

Tu metabolismo debería llevar un ritmo circadiano. Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo aproximado de 24 horas y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. 

Las ventanas y la entrada de luz natural en los espacios nos ayudan a mantener nuestro metabolismo constante y adaptado a su ritmo vital normal. Duerme bajo la luz de las estrellas sin echar las cortinas y deja que la mañana te despierte, y si necesitas intimidad utiliza estores traslúcidos que permiten pasar la luz.

Como ya sabrás, la luminosidad de las pantallas de los distintos dispositivos que utilizamos a diario, como televisones, móviles, ordenadores,… interfieren en la forma que nuestro cerebro percibe la luz que lo rodea, sobre todo en las horas nocturnas de día. Cuanto más alejados tengamos dichos dispositivos de los espacios donde pasamos tiempo por la noche mucho mejor, una buena idea es dejar cargando el móvil en el salón.

 

MAMÁ NATURALEZA TE LO DA

La relación con la naturaleza siempre ha sido de extrema importancia para el bienestar anímico de las personas, es por ello que el tener cerca un jardín, un balcón con vistas, una ventana (que no de a un callejón oscuro y triste), nos ayudan a estar felices.

Sólo el hecho de saber el tiempo que hace fuera, ver más allá de las paredes dónde nos encontramos, nos hace sentirnos mejor.

Así mismo, el tener un vínculo con otros seres vivos también nos reconforta, bien lo sabrás si tienes animales domésticos. Pero no hace falta tener un animal de compañía para para que la biofilia, ese sentido de conexión innato con la naturaleza y con otras formas de vida, nos ayude. Podemos recurrir a las plantas, incluso a las fotos de paisajes.

La presencia de plantas o referencias a ellas en nuestra casa, oficina o negocio, reducen el estrés y mejoran nuestros niveles de concentración. Según la Nasa, las cinco plantas de interior más eficaces para purificar el aire son: el poto, el árbol del caucho, la sansevieria o espada de San Jorge, la palmera de bambú o palmera china y el espatifilo.

RECUERDOS

Estudios sobre el Alzheimer aseguran que las pistas visuales (fotos, retratos, objetos…) con las que los pacientes estén familiarizados, los ayuda a sentirse seguros. De la misma forma, el ver a nuestro alrededor recuerdos (fotos de amigos y familiares, objetos de nuestra infancia, libros que hemos leído, proyectos realizados, viajes) nos ayuda a conectar con el entorno y estar relajados y felices.

También es bueno tener a la vista cosas que podrían hacernos felices en un futuro, un corcho, una pizarra, donde poner frases, ideas y recortes que nos hagan no perder de vista nuestros propósitos y deseos nos ayuda a crecer personalmente. Ojo, esto no quiere decir tener a la vista una lista de tareas por hacer que nos recuerde constantemente todo el trabajo pendiente.

2017-03-01T01:13:10+00:00 25/2/2017|

2 Comentarios

  1. Marta 26 marzo, 2017 en 12:21 pm - Responder

    Buenísimos consejos.Me lo apuntó

Deje su comentario